miércoles, 2 de agosto de 2017

Cómo tener un buen rendimiento corriendo


Si estás pensando en empezar a correr a otro nivel más serio, debes empezar a pensar que todo lo que sucede durante los entrenamientos de la semana afectará a cómo te prepares para la temporada.

Por ejemplo, una de las preguntas más populares la semana antes de una carrera importante es: ¿Qué debo comer?... Debéis saber que una semana antes de la carrera no es momento para averiguar esto, sino más bien el tiempo que dedicas para seguir los rituales del entrenamiento desarrollados semana tras semana durante la temporada de entrenamiento.

Ahora es un buen momento para crear sus rituales de la semana, así que cuando los nervios se ponen en marcha, puede familiarizarse con ellos y entender qué métodos le funcionarán a usted.

En primer lugar hay que establecer los alimentos que trabajan para usted la noche antes de la carrera, su comida antes de la carrera de la mañana, y la recuperación después de la carrera. Contrariamente a la creencia popular, la pasta no funciona para todos. Algunos prefieren bistec y verduras, arroz y pollo, o tofu y verduras.

Mantenga un registro y controle los alimentos que mejor le sientan. Mantenga una dieta simple y consistente y juegue con diferentes combinaciones de alimentos. Sabrá que los alimentos funcionan para tu sistema metabólico si te dejan con energía y no con cierto malestar estomacal.


La comida es combustible; una vez que desarrolle su receta personal, hágale un ritual repitiéndolo a través de su entrenamiento para nutrir su cuerpo y su mente. Usted evitará el estrés que puede venir una semana antes de la carrear carrera y sabrá exactamente qué comidas le pueden sentar mal.

Dormir es parte fundamental para tener la mente y el cuerpo despejados, así que tómese los descansos que sean necesarios y no fuerce el cuerpo al máximo porque puede ser contraproducente.

Muchas personas intentan hablar consigo mismos y ser más espirituales antes de una carrera importante. No hay que tener ninguna expectativa ni enjuiciarse a uno mismo, tan solo hay que agradecer la oportunidad de poder correr y llegar a la meta.

Hay una gran variedad de rituales eficaces y aunque algunos parecen tontos y hasta ridículos, otros son muy serios, pero el fin de todos ellos es calmarse y centrarse para lograr metas y sueños.

lunes, 10 de julio de 2017

El verdadero valor del deporte



A través de la historia, los juegos olímpicos y en general el deporte que practicamos las personas nos han ayudado a entender sus valores fundamentales.

Los Juegos Olímpicos se desarrollaron a partir de la apreciación de los antiguos griegos por la belleza de la forma y el cuerpo humano. El deporte de la sangre de los romanos era un resultado natural de una sociedad basada en la conquista. Los nativos americanos amaban los concursos que enfatizaban la velocidad y la precisión de sus armas, porque toda su existencia dependía de esas habilidades.

Todo esto lleva obligatoriamente a una conclusión: ¿Qué pensarán las generaciones futuras de nosotros si mirasen cómo se practicaba deporte en la antigüedad y la forma de practicar deporte hoy en día?...

Hoy en día podemos ver a jugadores de baloncesto peleando con los aficionados, un jugador de fútbol americano universitario fotografiado pateando a un oponente en la cabeza, jugadores de fútbol llorando en televisión porque dicen que ganan poco dinero o porque hacienda les reclama una millonada por estafa o atletas sancionados porque han dado positivo en los tests de drogas. Si señoras y señores, a eso hemos llegado y dudo mucho que todo esto tenga algo que ver con el deporte. Un ejemplo comparable podría ser hablar de amor o de sexo duro, obviamente no tiene nada que ver y sin embargo el fin podría ser el mismo...

Hemos pasado mucho tiempo hablando de valores, pero, ¿no es hora de hablar de lo que ha pasado con nuestros deportes?. A menudo y empezando por las ligas pequeñas y acabando por las grandes, hemos puesto tanto énfasis en ganar que hemos llegado a aceptar, incluso fomentar, el comportamiento más violento, grosero e incluso en ocasiones brutal de los atletas, siempre y cuando ganen y sean de nuestro equipo. No es ético ni moral, además de que el fanatismo no lleva a ningún sitio y esto deberían saberlo los amantes del deporte, los del ocio adulto asiduos a webs como xvideos y cualquier persona que tenga una pasión por algo en esta vida.



El gran valor del deporte es que nos enseña a reconocer la diferencia entre ganar y luchar por la victoria y ser el mejor pero saber perder con deportividad. Más importante aún, el deporte nos enseña cómo manejar el fracaso, levantarse e intentar luchar de nuevo cuando perdemos y de nada sirve tildar a tus compañeras de cangrejas, sencillamente son personas como tú que tienen un objetivo en la vida pero que no va más allá de la pura competición. Esa es la lección más valiosa, ya que perdemos más de lo que ganamos en la vida.

De alguna manera esas lecciones deportivas se han perdido en los deportes modernos. Si somos ciegos a eso y no hacemos nada al respecto, entonces los valores fundamentales que han sido la fuerza del mundo durante miles de años no habrán servido para nada...

miércoles, 5 de julio de 2017

¿Cuándo se inventó el baloncesto?


El baloncesto es el único deporte americano con un inventor claramente identificable. Su nombre es James Naismith y fue quien escribió las 13 reglas originales del deporte como parte de un ejercicio de clase en diciembre de 1891, en una escuela de formación y Asociación Cristiana de Jóvenes en Springfield, Massachusetts.

Nacido y educado en Canadá, Naismith llegó al sur para perseguir sus intereses sobre la educación física y deportiva el ministerio cristiano. Naismith se expandió en una asignación para crear un juego que se podría desempeñar en los gimnasios durante el invierno.

En los primeros juegos presentados habían nueve jugadores por cada equipo, que trataban de lanzar una pelota de fútbol en cestas de melocotón clavadas en una especie de balcones que habían los extremos de los gimnasio. cuando se hacía una canasta, el juego se detenía mientras un hombre con una escalera recuperaba la pelota.

Después de su primer partido público en 1892, el juego de Naismith se extendió rápidamente a través de las redes globales de los colegios y universidades. El primer partido intercolegial, entre la Escuela de Agricultura de Minnesota y Hamline College, se jugó en 1895. El primer partido de baloncesto de mujeres, en la que venció la universidad de Stanford en Berkeley, tuvo lugar un año más tarde.

La primera liga profesional de baloncesto fue fundada en 1898, siete años antes de que finalmente reemplazaran por redes las cestas de melocotón originales de este deporte.

James Naismith no dedicó mucho esfuerzo para dar forma a la evolución del juego que inventó porque realmente era suficiente con las reglas que había creado, aunque pasó una década como entrenador en la Universidad de baloncesto que fundó en Kansas. Curiosamente perdió más partidos de los que ganó.


Aunque la esencia del baloncesto en cuanto a juego se refiere no ha cambiado mucho desde entonces, este deporte se ha convertido en todo un negocio impresionante a nivel mundial y sobre todo en Estados Unidos. La publicidad convierte a los jugadores en millonarios y en unos de los personajes más queridos por el público, siendo adorados en algunos casos como auténticos Dioses.

Os dejamos un vídeo resumen con las mejores jugadas de un partido de la NBA de esta año 2.017.


Cómo tener un buen rendimiento corriendo

Si estás pensando en empezar a correr a otro nivel más serio , debes empezar a pensar que todo lo que sucede durante los entrenamientos ...